Una boda preciosa en la naturaleza

Aida y Jose María eligieron para su boda el hotel rural Aldearoqueta, en Castellón. Un lugar lejos de la ciudad y sus ruidos. Un lugar para celebrar una boda tranquila, en la que pudiera escucharse el canto de los pájaros.

Tampoco faltaron el color y la alegría en este día tan especial. Fue sin duda una ceremonia preciosa.