Un recuerdo para toda la vida

Noelia y Carlos se quedaron sin fotos el día de su matrimonio, pero con pena de no haber reflejado la felicidad y emoción de aquel día, me pidieron que les hiciera una sesión postboda. El lugar escogido fue Chiva, en Valencia, y la pareja paseó por sus calles demostrando su amor, ella guapísima con su vestido de novia y él de traje. Decidieron realizar la sesión junto con su mascota, lo que me encantó e hizo que las fotos fueran muy personales, ya que para ellos su perro es parte de su recién estrenada familia.