Un bonito regalo para unos abuelos afortunados

Zuzka y Roman querían hacerse unas fotos para guardar un recuerdo de está época. ¡Los niños crecen! Por eso es importante atesorar cada segundo de su infancia. Crear imágenes y recuerdos, que en el futuro saquen una sonrisa al que los vea. Creo que conseguimos hacer algo que podrán disfrutar para siempre.