Nala

Negra como el carbón y con unos ojitos que enamoran a cualquiera. Así es Nala, la perrita con la que tuvimos la suerte de poder estar estos días jugando en el parque. Como no, se trajo a toda su familia a disfrutar de un día tan divertido, y no solo eso, vino con varias generaciones. Si es que los días con nosotros son completitos del todo.
La perrita se dedicó a jugar con todos y con los que pasaban, hasta se hizo amiga de un perro ese mismo día. Todo esto sin soltar su balón blanco y rojo y sin perder esa sonrisilla que parece que te dedica cada vez que te mira.