La REVISTA URBAN del periódico Levante – Especial Mascotas – ha publicado una entrevista con nosotros.

PAVLA VANICKÁ: «EN LAS SESIONES LOS CLIENTES REFLEXIONAN SOBRE LA RELACIÓN CON SUS PERROS O GATOS»

Fotografo de mascotas en Valencia - revista Urban del periodico Levante

Pavla Vanická [Lilaluchs Photography, en Valencia] se adentró en el mundo de la fotografía de animales cuando un animal se adentró en su vida. Así de sencillo. Es parte de su mundo: su marido, «El Lobo descafeinado», es adiestrador, educador, etólogo. Pero también está la filosofía vital: «Toda mi vida me ha apasionado la fotografía, el poder captar momentos irrepetibles que parece que no volverán a pasar y se echan de menos al segundo de que hayan ocurrido… Nuestra generación solemos perdernos el vivir en el presente, estamos empeñados en centrarnos en el pasado o en el futuro y yo intento que cada sesión no sólo les dé la oportunidad a mis clientes de congelar este presente y hacerse más conscientes del momento y sus emociones, sino que también ellos viven la sesión cómo una experiencia inolvidable, les hace reflexionar sobre su relación con su mascota y disfrutar más de ella en el presente. Es curioso, a menudo me lo comentan».

Desde detrás de su cámara, se marca el reto de captar «los instantes que más trasmiten», la unión entre personas y sus compañeros de cuatro patas, pescar una emoción (así se define, como fotógrafa de emociones). «A veces —cuenta— consigo captar una sonrisa de un perro, y es lo más grande.

Poder captar la esencia y el movimiento no es fácil pero es mi especialidad». Pavla pre ere trabajar al aire libre. Considera en libertad se captura mejor «la esencia de los animales, en movimiento y sin ataduras». Sabe que cada sesión es única, como cada familia, como cada animal. Atesora cientos de momentos, cientos de anécdotas: «Desde perros que se entierran en la arena de la playa… a dueños que acaban revolcándose con ellos. Cuanto más fluido y natural sea mejor… La aventura está servida». Y continúa. Porque la fotógrafa no se limita a los perros. «Erizos, tórtolas, gatos… sobretodo perros, pero no me pongo ningún límite, me atrevo con todo».

Ver extracto de la revista